Swinger

Swingfield: El festival swinger más grande de Europa

“Tres días de diversión hedonista que te dejarán sin aliento”. Así rezaba uno de los anuncios del Festival Swingfields, una de las fiestas de intercambio de parejas más grandes del mundo, celebrada el pasado fin de semana en la localidad británica de Worcestershire. Todos los encuentros deben estar consensuados, dejando claro desde el principio los roles que quieren o están dispuestos a asumir

La comunidad swinger está ganando más popularidad cada día en todo el mundo. Aunque muchos piensen que se trata de puro sexo, estos encuentros no consisten solamente en acostarse con las parejas de los demás sino, por un lado,para entablar un contacto amistoso y distendido con los allí congregados y por otro afianzar los lazos de pareja, ya que esta práctica, realizada por parejas que están muy unidas, potencian sus lazos y su complicidad hasta extremos insospechados. Más que una razón puramente hedonista, los que acuden “religiosamente” a este tipo de eventos confiesan que forma parte de un estilo de vida que les aporta unos vínculos que pocas parejas tienen el privilegio de tener.

En este festival, además del atractivo propio de las ganas de relacionarse entre si, las veladas están amenizadas por bandas de músicaDJs, así como áreas con juegos temáticos.

La primera edición del festival se celebró en 2013 y únicamente asistieron 250 personas. Ahora, con el paso de los años, sus miembros han crecido exponencialmente en número. Los precios de las entradas varían dependiendo del género (pareja, mujer u hombre) y con quién vayas; las más baratas son las destinadas para mujeres solteras (105 euros), mientras que si vas en pareja o eres hombre, te tocará abonar más. A los solteros les es complica mucho más conseguir una plaza, ya que solo se admiten el 10% de todas las entradas, según las normas del festival. Esto se hace con el objetivo de equilibrar a los asistentes.

Este año, como en años anteriores, esta gran fiesta congregará a miles de personas de mente abierta con el fin de probar nuevas experiencias en sus relaciones interpersonales.

“No me molesta lo que hacen dentro del festival siempre que recojan y dejen el espacio limpio”, afirma una vecina.

Desde el año 2015, momento en el que la cantidad de asistentes se comenzó a disparar, los organizadores han puesto en marcha rigurosas medidas de seguridad para garantizar la privacidad de sus clientes y, sobre todo y lo más importante, impiden el ingreso con teléfonos móviles para evitar que salga a la luz cualquier foto de personas que no querrían ser identificadas. “Usted puede usar los teléfonos en la privacidad de sus propias tiendas SOLAMENTE. Cualquier celular visto que se use y no sea en las áreas permitidas será confiscado hasta que se vaya”, advierten. Del mismo modo, la seguridad es lo más importante: todos los encuentros deben estar totalmente consensuados entre los participantes, dejando claro desde el principio los roles que quieren o están dispuestos a asumir.

En este orden de ideas, no se permite el acceso a periodistas y para asegurarse de eso, los asistentes deben pasar por varios filtros a la hora de comprar su boleto, los cuales consisten en tener un perfil en algún sitio de la comunidad swinger y que haya sido verificado por al menos cuatro personas distintas.

La palabra swinger hace referencia a aquellas personas con un estilo de vida que implica el intercambio de parejas. (Foto: IStock)

 

Una de las medidas más interesantes en cuanto a organización consiste en la entrega de pulseras para entrar, con la particularidad de que éstas tienen un diferenciador a las de cualquier otro evento y es que son de varios colores con el fin de expresar a los demás invitados cuál es la preferencia sexual de esa persona.

Con el fin de garantizar la seguridad, a los asistentes se les proporcionan por escrito una serie de reglas para que tengan relaciones respetuosas y educadas. En el caso de que se llegase a incumplir alguna de esas reglas, el individuo o individuos en cuestión serían expulsados del festival inmediatamente.

El equipo de Swingfields no da a conocer el lugar en donde se llevará a cabo el festival sino hasta 48 horas antes de su inicio con el objetivo de mantener un mayor grado de privacidad.