Trios

Hacer un trío: Una experiencia excitante

Seguro que has pensado alguna vez hacer un trío sexual. Afortunadamente todas las fantasías sexuales (y un trío no iba a ser menos) las parejas que tienen la consideración de swingers las tienen para ser cumplidas. El trío sexual, swinger, orgía… y todos los casos en los que implica meter a otras personas en la relación sexual, son fantasías que están destinadas a hacerlas realidad por parejas que estén muy unidas y compenetradas, ya que si no lo estáis, tenéis que pensar demasiado bien si estáis dispuestos a llevarla a cabo o simplemente la dejas como eso: una fantasía que dejarás en tu mente para el momento que quieras excitarte.

Te dejamos sus beneficios: este acto novedoso en tu rutina puede darte más de una alegría.

Como Hacer un Trío Sexual

La realización de un trío hace recomendable pensar en sus posibles consecuencias: pueden hacer acto de presencia los celos, que alguno de los dos se pongan muy posesivos, inseguros y desconfiados; que se termine “poniendo los cuernos” con esa tercera persona o acabes enamorándote de el/ella. Como ves no todo son buenas consideraciones, así que antes debéis hablar entre vosotros para tener claro que vuestro deseo es realizarlo.

Y una vez que lo tenemos claro… ¿que hacer?

Os dejamos este ejercicio para que pongáis en práctica juntos y sepáis si de verdad estáis listos:

Piensa perfectamente todo el escenario, no solamente las partes divertidas y lo bien que lo pasaríais, sino ver cómo sería desde el principio. Y para empezar, poneros de acuerdo si será con otro chico o con otra chica.

Una vez decidido esto, ya tenemos más de la mitad ganada.

Lo siguiente a tener en cuenta es a dónde irían a conocer a la persona con quien lo vais a hacer, dónde lo haríais y piensa cómo sería ver que a tu pareja la están tocando. Y para entonces, haz un acto de sinceridad contigo mismo, ¿de verdad resistirás todo eso? Si la respuesta es sí, continuad leyendo.

Tú y ella ya estáis dispuestos a cumplir esta fantasía. Toma nota de qué hacer:

1. Como decíamos más arriba, tenéis que decidir si el trío lo haréis con hombre o con mujer y pensar en los pros y contras de cada uno. Qué os hará sentir mejor, y qué os hará disfrutar más juntos.

2. Acuerden si va a ser con un conocido o con un extraño. Hay quienes prefieren ir a un lugar donde es popular que la gente va a conocerse para eso y buscan a alguien desconocido; si deciden invitar a una amiga o amigo, piensen en las posibles consecuencias de eso. En cambio hay parejas que cuando conocen a un chico o chica con quien se compenetran bien, prefieren mantener una asiduidad con dicha persona, con el objeto de obtener avances y aprender experiencias nuevas juntos y a la vez alimentarse como pareja.

3. Hablen claramente quién haría qué: En el caso de personas heterosexuales, son dos personas proporcionando placer a otra, mientras que en personas bisexuales pueden interactuar entre todos. Evita que llegado el momento no sepáis qué hacer, así que toma en cuenta ¿qué te van a hacer?, ¿qué le vas a hacer?, ¿qué le vamos a hacer?. Vuestra imaginación es la mejor herramienta para esto

4. ¿Qué cosas van a prohibirse? Aunque suene raro, existen cosas que podrían molestaros, por lo tanto, hay que tener claras las cosas que os gusta hacer y qué no queréis que os hagan. Es mejor poner las reglas desde que lo hablan con el tercero/a en cuestión.

Trío mujer-hombre-mujer
 

Se sabe que para la mayoría de hombres, su mayor fantasía es hacerlo con dos mujeres, pero… ¿se han parado a pensar cómo satisfacerlas simultáneamente sin morir en el intento?

No es fácil estar con dos mujeres a la vez y mantenerlas excitadas sin que decaiga el apetito sexual de ellas. Lo primero que podemos recomendar es pensar en posiciones claves en la cama para que todos estén activos y sintiendo el mayor placer.

Un elemento a tener en cuenta es si las chicas interactuarán entre sí, ya que esto permite aliviar la tensión del hombre  de tener que mantener la excitación de ambas. En el mundo swinger es frecuente que las mujeres no tengan ningún prejuicio al respecto y disfruten con esta interacción.

Sea como fuere, la clave está en el ingenio, hay que jugar con las posiciones ya que encontraréis muchas de ellas que se prestan para que el trío sea una gran experiencia.

Trío hombre-mujer-hombre

¿Qué sucede si es ella la que decide tener dos amantes?

Existe cierta tensión machista por la cual, si uno de los hombres es tu pareja, es difícil que acepten sin más. Pero si eres de las afortunadas en las que tu pareja lo acepta y lo desea junto contigo, enhorabuena.

A la hora de plantearlo a tu pareja por primera vez, es muy importante dejar claro ciertas normas si existe compromiso con alguno de los dos varones y hasta donde se quiere llegar, por supuesto argumentando que puede llegar a ser igual o incluso más natural que una situación a la inversa. Con unos simples consejos te será más fácil conseguir el “menage a trois” perfecto.

De estos tabúes machistas surge también otro problema: la participación entre ellos. Este problema es el más popular y extendido y a la hora de pensar en llevar a cabo la práctica sexual, como chica debes de contemplar esta posibilidad, excitarte con ello y hacer sentir cómodo al chico para que pueda interactuar con el otro participante masculino.

La otra cara de la moneda, es decir otro de los mayores riesgos que genera hacer un trío es la aparición de celos por el sentido de posesión machista. Un pensamiento “absurdo” es que él está compartiendo a ella, pero ella no lo está compartiendo a él, como ocurriría en un intercambio. Lo absurdo de este pensamiento parte desde su origen en sí mismo, por el hecho de pensar en una “posesión” que compartir, en lugar de pensar en el disfrute que produce “compartir” juntos el placer de la experiencia. Es por esto mismo que una de las premisas principales a la hora de realizar esta práctica sexual es hablar sobre la misma con tu pareja, y analizar las posteriores consecuencias a tener en cuenta. 

No debes olvidar como será la elección de la otra parte. Aunque vosotros seáis pareja, es necesario buscar a un tercero de confianza o con quien podáis llegar a alcanzarla. De hecho, es posible que incluso repitáis más veces si encontráis a la persona adecuada y os resulta una experiencia grata para ambos.

Las más atrevidas podrán practicar la doble penetración, de la que hemos hablado anteriormente. Esta práctica resultará en un enorme placer que sólo sentirás manteniendo relaciones con más de un chico a la vez.

¿Qué pasa si en plena acción ya no quiero más?

Sois 3 personas, que os emocionáis, que os excitáis y es más que probable que por el deseo sucedan cosas que no estaban planificadas. Debéis manteneros abiertos a dejaros llevar por el disfrute y deseo de la experiencia, así como aprender a disfrutar con las experiencias que tu pareja está viviendo. Sin embargo, si alguno de los miembros de la pareja no se siente a gusto, puede detenerse e interrumpir el encuentro. Es tu derecho,  no pasa nada.  Podéis tener un código en el que si uno de vosotros desea abandonar el trío, permitir al otro que continúe con el tercero, o finalizar el encuentro.

Para tomar en cuenta:

Nunca te han tocado tantas manos ni besado tantas bocas al mismo tiempo. Déjate llevar por el placer y no tengas prejuicios. Mantener la mente abierta es fundamental en estos casos. Si alguno de los 2 va a estar con alguien de su mismo sexo, no tendría que cuestionarse la orientación sexual, porque el cuerpo está respondiendo a  estímulos gratificantes,  es esperado y lo mejor es dejarte llevar por tu deseo. Es una práctica sexual, una exploración, una variante.  Ahora, si en ésta experiencia, descubres nuevas orientaciones en tu sexualidad, pues ¡perfecto!. (Ya conversaremos de esto en otro post).

Piensa que si ha salido bien podréis repetirlo tantas veces como os plazca.

Ser el extra: La otra opción, para solteros

Es la otra parte integrante necesaria, que para muchos es la más segura o la más tranquila: el ser la tercera persona en el trío, es decir, te unes a una pareja ya establecida o casualmente se juntan tres desconocidos, y así se pierde el problema de celos, inseguridad y todas esas cosas que podrían afectar en el caso de que tuvieras una pareja.

Sin embargo, no debes olvidar cómo debes comportarte cuando estás con una pareja, tanto si eres chico solo, como si eres chica sola, para lo que te recomendamos leer nuestros posts anteriores sobre la actuación de personas solas en el mundo swinger.

¿Y vosotros? ¿Sois una pareja consumada y unida para disfrutar de este tipo de relación sexual? ¿Qué tipo de trío preferís vosotros, con otra chica o con otro chico? La elección y el placer son todos vuestros.