Cine y Literatura

Pídeme lo que quieras (La saga)

Del "Soft BDSM" al "Descubrimiento del Swinger"

Para bien o para mal, 50 sombras de Grey no dejó indiferente a nadie. La trilogía erótica de E. L. James cuenta con más de 100 millones de lectores. Y es que se han derramado rios de tinta comentando las bondades de una relación entre un atractivo, afamado y rico empresario (Christian Grey) y una recién licenciada e inocente universitaria (Anastasia Steele).

Y es que, queramos o no, esta relación basada en un contrato entre amo y sumisa que se transforma en una historia de amor idílica aderezada con avión privado, yate y supercoche deportivo ha despertado el morbo dormido de millones de lectoras/es, que han visto cómo sus pasiones más oscuras y perversas han salido a la luz, confesadas en decenas de millones de mensajes de whatsapp enviados entre amigas/os.

Sin embargo, sin tanto despliegue de medios publicitarios, otra de las sagas que más morbo ha despertado entre los lectores y lectoras (Que ya va por 9 libros editados) ha sido la saga Pídeme lo que quieras.

Pasion y sexo compartido con altísimas dosis de amor

Pasiones desatadas, erotismo, relaciones con sexo compartido basadas en el morbo… todo eso, y mucho más, podéis encontrarlo en Pídeme lo que quieras, de Megan Maxwell. Y es que, si la trilogía de “50 sombras” te despertó oscuros deseos, esta saga sacará a flor de piel tus más morbosas fantasías.

Tras la muerte de su padre, el prestigioso empresario alemán Eric Zimmerman decide viajar a España para supervisar las delegaciones de la empresa Müller. En la oficina central de Madrid conoce a Judith Flores, una joven ingeniosa, simpática y de mucha garra y carácter, de la que Eric se encapricha de inmediato.

Y es que Jud es espontánea, extrovertida, atrevida, respondona, espabilada, con carácter y que si tiene que decirle cuatro cositas al hombre, lo hace, ¡y bien alto! Además, gracias a Dios, es una mujer experimentada y sin compejos. Judith sucumbe a la atracción que el alemán ejerce sobre ella y acepta formar parte de sus juegos sexuales, repletos de fantasías y erotismo. Junto a él aprenderá que todos llevamos dentro, un voyeur y una mente liberal y abierta…

Pero el tiempo pasa, la relación se intensifica y Eric empieza a temer que se descubra su secreto, algo que podría marcar el principio o el fin de la relación.

Narrativa sencilla para todos los públicos y carga erótica sólo para adultos

Antes de leer esta historia, se podría pensar que sería una especie de Cincuenta sombras de Grey a la española, pero nada que ver. Aquí no hay BDSM (Aunque en 50 sombras lo hay sólo blando). Mientras que el señor Grey promete mucho y éste se vuele “vainilla”, Eric Zimmerman lo cumple todo. No le promete nuevas experiencias a Jud, sólo le enseña un par de estas, y luego ella parece cogerle tanto cariño a este tipo de sensaciones, que quedará enganchada a ellas PARA SIEMPRE.

Los libros de la saga no cuentan con recursos literarios complejos, sino más bien una narrativa sencilla y cercana, que permitirán al lector centrarse en dejar volar su imaginación, embeberse en la historia y sentirse identificado con ella.

Un repaso por el ambiente Swinger y lo que en este “mundillo” se puede disfrutar. Un apasionante estilo de vida donde la mujer es la REINA indiscutible de todas las situaciones, visto de la mano de una pareja unida y enamorada no exenta de discusiones y altibajos, pero donde la unión extrema entre ambos se hace patente.

Nuestros protagonistas y sus vivencias serán el aderezo ideal para hacer que tus fantasías afloren y os hagan replantearos una vida más plena y cómplice.