Swinger

Boda Swinger. La nueva moda

La originalidad está a la orden del día y en cuanto a bodas no nos quedamos atrás. Lo de cortar la corbata o desnudar al novio ha quedado en el pasado y ahora lo que se estila es una ‘party swinger’.

Para muchos sería la unión perfecta. El dicho de ‘te casaste, la cagaste’ ya no tendría lugar en este tipo de celebraciones, pues la máxima de estas bodas es jurar amor eterno hacia nuestra pareja sin necesidad de que esa unión sea sexualmente monógama.

Recordemos que el mundo swinger está habitado por personas en las que se vive la sexualidad de una forma más libre y amplia que el resto de los mortales. Siempre con la máxima de que el intercambio de pareja o el sexo con terceros se realiza desde desde la base de la fidelidad.

Y es que, aunque parezca rara esta expresión, cobra sentido cuando se experimenta el placer del otro por encima del tuyo propio, y cuando acompañas a tu pareja a través de esa vivencia, haciendo que se convierta en una vivencia ‘mutua’.

¿Sexo sin amor?

¡Para nada!. Las uniones swinger son totalmente sinceras entre las partes. Uno no puede hacer nada o mantener relaciones sexuales con otra persona si no es conjuntamente con su pareja.

Su fidelidad va más allá del sexo y se basa en el amor y la confianza. Tal debe ser esa confianza que puedes acostarte delante de tu pareja con otra persona sin necesidad de morir de celos, eso SÍ es sólo sexo, mientras que su vivencia compartida como pareja alimenta su amor y su unión a través de la complicidad y el placer compartido.

'Abre tu mente'

A principios de año, se publicaban ya algunos artículos con la existencia de empresas donde podíamos encargar nuestra boda Swinger con todo lujo de detalles. En internet encontramos multitud de clubes, hoteles o recintos donde se puede encargar una boda Swinger. Aunque para evitar una búsqueda tediosa, se puede recurrir a empresas especializadas en eventos de temática Lifestyle, que se encargarán de que la boda resulte todo un éxito. Para organizar vuestra boda Swinger inolvidable podéis contar con SENSATIONS EVENTS y nuestra experiencia.

La verdad es que hasta no hace mucho, este tipo de bodas no era conocido, pero debemos hacer un ‘open your mind’ (abre tu mente) de vez en cuando.

Los novios

Seamos francos. En el estilo de vida Swinger, la REINA es la mujer. Si a eso le añadimos que en cualquier boda, también la mujer es el alma de la celebración, será de entender que LA NOVIA es el centro de atención.

Cabe decir que cada pareja es un mundo y organiza su boda como lo crea conveniente, ya que el motivo principal es la diversión, y que no es obligatorio vestir de determinada manera. Nada hay escrito acerca de la vestimenta, aunque lo habitual es que el novio vestirá elegante, mientras que la  novia vestirá con un hermoso traje blanco cargado de sensualidad y erotismo.

Priman las transparencias, así como la elegancia y la sensualidad. En otras ocasiones, el vestido ha sido realizado “a medida” con Bodypainting sobre el cuerpo de la novia.

Los padrinos

Los padrinos son los elegidos por los novios, no sólo para ser los testigos de este especial enlace, sino que además se encargarán de ayudar a los novios en la organización de la ceremonia, celebración, y entretenimientos.

La ceremonia y la celebración

Muchas son las alternativas que se presentan a la hora de oficiar este peculiar enlace. Así, por ejemplo, si la celebración se realiza en un local, es habitual que los dueños del mismo adopten el papel de ministros del evento y sean quien los ‘case’. En otras ocasiones se ha reservado algún pequeño hotel o villa, y en este caso, un amigo de los contrayentes será el improvisado oficiante que dirigirá ante los invitados un “sentido” y candente discurso a la pareja.

En cuanto al banquete, son múltiples los escenarios que suelen darse. Desde unos sencillos pero suculentos aperitivos y canapés, hasta toda una cena, que puede incluir platos eróticos al objeto de que la diversión y el ambiente suban de temperatura.

Como no podía faltar, tras el divertido ágape, un baile sensual por parte de los recién enlazados que abrirá la noche. Es habitual que tras el primer baile, los invitados bailen también con los miembros de la pareja para compartir esa sensualidad y temperatura que está empezando a fraguarse, ya que los bailes están totalmente alejados de los ya muy bailados (y antiguos) Macarena o Paquito el Chocolatero de las bodas convencionales.

La "noche de bodas"

Tras el tiempo de baile y teniendo todos la libido por las nubes, los novios se retiran a una de las habitaciones, generalmente acompañados, donde ya nos podemos imaginar lo que ocurre.

Pero… como no podía ser menos, los invitados se van uniendo a esta estancia donde incluso los novios participan en una orgía sexual sin precedentes. Una vez más, la novia vuelve a cobrar una importancia para los invitados, que compartirán con ella candentes momentos que se irán posteriormente mezclando con el resto de asistentes (el novio no pasará tampoco desapercibido para las invitadas). Manos, besos y caricias,  mezcla de comensales que se turnan para jugar con los contrayentes y después con otros invitados a realizar indiscreciones, cambiar de brazos, cambiar de bocas y, en fin, a hacerse travesuras en medio de una noche instintiva e imprudente.

Como veis, una boda Swinger es un acto que se está poniendo cada vez más de moda donde, además del “compromiso” que adquiere la pareja de amor único pero sexo compartido, es un momento de diversión y de sensualidad que puede acabar convirtiéndose en un desfase erótico tremendo. ¡no me quiero imaginar cómo serán las despedidas liberales que los novios organicen!

Y vosotros… ¿organizaréis vuestra Boda Swinger?